Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 29 de abril de 2013

Horacio, Cavafis, o el espejo

¡Un poeta romano y un poeta neogriego! Aunque quizá el menos romano de los poetas y otro poeta que, en definitiva, ya no es griego, más bien, alejandrino. Qué desafío a las fronteras imaginarias que hemos levantado desde el romanticismo entre Roma y Grecia. Cavafis, de hecho, alimenta el mito cuando pone en boca de un espectador el desprecio por el teatro de Terencio, débil sombra de la comedia griega de Menandro. Sin embargo, en este poema asistimos a la incondicional admiración que el poeta neogriego siente por el romano Horacio, acaso, repetimos, por ser tan poco romano. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE


Desde que con veintidós años, más o menos, compré en la librería Quevedo de Alcobendas un libro de poemas sobre Cavafis, ni mi visión de la poesía ni mi propio goce de su lectura ha vuelto a ser la misma. Fue en una edición bilingüe donde intuí el calor reconfortante de sus ideas e intuiciones, donde me sorprendió especialmente el asunto de la “sensación amada”, que tanto me ha acompañado a lo largo del tiempo. Me asombró también el recurso a personajes de la historia antigua, en especial poetas y estudiosos, usados como símbolos de aquellas mismas ideas y sensaciones. Toda su poesía es una mirada al menos a tres tiempos, el del poeta, el de la Antigüedad, y el tiempo silencioso del lector, que asocia a su particular experiencia unas lecturas a las que siempre le es posible volver, pero jamás en las mismas condiciones vitales en que emprendió tal lectura. Cavafis es mi recuerdo de los “felices” años ochenta, o algunas veladas infinitas con mi profesora de griego, Beatriz Cabello, junto a otros compañeros de estudio y amistad. Tampoco llego a saber porqué no emprendí aquel trabajo sobre la idea de sensación en Cavafis. Mi maestro de literatura griega, el también llorado José García Blanco, me invitó a leer textos sobre epicureísmo para ir haciéndome una idea. Yo quería trazar un puente desde la “ésthisis” cavafiana hasta la “sensation” de Proust, quizá pasando por Pessoa. Pero el tiempo me llevó hasta los romanos. Por ello, desde esta nostalgia por lo griego que también es mi nostalgia, leo siempre con emoción este poema cavafiano acerca de Horacio, que puede encontrarse dentro del grupo de sus “poemas proscritos”):

“HORACIO EN ATENAS (1899)

En la mansión de la hetera Lea,
donde se juntan la elegancia, la riqueza y el mullido lecho,
conversa un joven con jazmines en las manos.
Ornan sus dedos muchas piedras,

lleva un manto de seda blanca
con rojos bordados orientales.
Su lengua es ática y pura,
mas un ligero acento en su fonética

delata al Tíber y al Lacio,
el joven confiesa su amor
y en silencio lo escucha la ateniense

a su locuaz amante Horacio.
Y con asombro descubre nuevos universos de Belleza
en la Pasión de este gran Romano.” (trad. de Pedro Bádenas)

Un romano que habla en griego, que no parece romano, salvo por un ligero acento en su forma de hablar. El poema, por si no os habéis dado cuenta, es un cuadro de Alma Tadema, como el que ilustra este texto, y Horacio, en realidad, es el espejo donde se mira la hetera Lea y también nos miramos nosotros. FRANCISCO GARCÍA JURADO

5 comentarios:

Javier Flores dijo...

Estimado Dr. García Jurado,

uso este medio, en lugar del correo electrónico de la universidad, porque no se me permite(supongo que por ser domingo)acceder a la página web del departamento de latín para consultarlo. Espero que no le moleste, si es así, perdón.

Me dirijo a usted para saber si serían tan amables de retrasar (como ya le he dicho al doctor Castro, unas cuantas horas serían suficiente tiempo para "coger aire") el examen del miércoles: el martes participo en el congreso de crítica textual griega que ha organizado el doctor Hernández-Muñoz y, aunque no me va a robar mucho tiempo, unas horas me vendrían muy bien. Está claro que podría elegir no participar en el congreso, pero la ilusión y el tiempo dedicado me disuaden.

Muchas gracias por la atención, y, como ya le he dicho al doctor Castro: entendería una negativa por respuesta.

Saludos

Javier Flores Ruiz (alumno de Pervivencia de la literatura latina)

Francisco García Jurado dijo...

Estimado Javier, el viernes tenemos una segunda convocatoria del examen, creo que sobre las once, en el despacho 321. No hay que retrasar el examen, sólo presentarse el viernes. ¿vale así?

Ricardo Signes dijo...

Con esa irrupción de lo cotidiano en medio de disquisiciones poéticas, qué horaciano sin proponérselo resulta el comentario de Javier Flores.

Francisco García Jurado dijo...

Lo cotidiano también tiene su pequeño punto poético. ¿No son también así tus alumnos, Ricardo?

Javier Flores dijo...

Es mi última noche en Madrid, y después de dos largos días haciendo cajas, parándome con cada objeto, sintiendo la historia que había detrás de cada estupidez que tiraba como sin importancia en las cuatro paredes de cartón y cinta adhesiva, me he metido en la cama y he pensado: "¡qué jod***ente poético es guardar recuerdos! ¡cuánta poesía en una incómoda mudanza!"
Mi pareja, Linn, tenía el portátil, y le he dicho "voy a comentar el blog del profesor que te pareció "cojonudo" en la fiesta (pero con el que no pudiste hablar), déjame el ordenador, por favor, esta vez tengo que dar las gracias". No quiero resultar repetitivo (un poco horacianista también, ¿no?), pero gracias por el piropo (horacianista) al Profesor Signes.
Hasta la vista.

P.S.:El blog va moviéndose... Estáis invitados.

P.S.2:"Cum subiit illius tristissima..."