Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

II REPÚBLICA DE LAS LETRAS: ACTIVIDAD DEL 19 DE NOVIEMBRE DE 2008


En algún momento de la película titulada "Shakespeare in love" se dice que a pesar de los posibles riesgos la representación termina saliendo bien. Tenía mucha inquietud por esta actividad, ya que había muchas piezas que debían encajar a la perfección, entre otras que el autobús llegara a tiempo, o que la ruta por el Madrid de los años 20 y 30 no se viera frustrada por cortes de tráfico o similares. Menos mal que el equipo formado por Pilar Piñón, Isabel Pérez-Villanueva Tovar, Juan Antonio González Cárceles y Santiago López Ríos era un baluarte poderoso que estaba más allá de cualquier avatar. De esta forma, hemos desarrollado una actividad que ha intentado recrear un Madrid perdido y en cierta medida "invisible", pues sus edificios, a pesar de la belleza y armonía que presentan suelen pasar desapercibidos ante los viandantes. El Instituto Internacional, con su preciosa arquitectura de comienzos del siglo XX y ese aire de college americano que lo caracteriza, nos recibió con los brazos abiertos. Isabel y Pilar pusieron las bases conceptuales de nuestra actividad, evocando las circunstancias de aquellas mujeres que abrieron el fuego para acceder a la cultura. El Instituto Internacional fue uno de los lugares ligados a la mítica Residencia de Señoritas. Luego emprendimos un bello paseo por la manzana donde se sitúa el instituto, llegando hasta la actual Fundación Ortega, que fue en tiempos la Residencia de Señoritas. Allí, en el hermoso jardín, nos recibió Jesús Sánchez Lambas con un bello regalo bibliográfico para cada uno de los asistentes. Luego emprendimos desde la plaza de Rubén Darío el bello paseo por el "Madrid de Juan Ramón", llegando a los Altos del Hipódromo (a la altura de los actuales Nuevos Ministerios) y rodeando la manzana donde se encuentra el Museo de Ciencias Naturales y el CSIC. No podíamos dejar de pasar, naturalmente, donde estuvo la Residencia de Estudiantes, la contrapartida masculina de la Residencia de Señoritas. Tras dejar estos lugares míticos fuimos llegando hasta Martínez Campos (en los años 30, calle de Giner de los Ríos), donde paramos un momento ante la casa de Sorolla y un poco más allá, ya en la otra acera, en los locales de la Institución Libre de Enseñanza. Llegamos hasta la glorieta de Quevedo y desde allí enfilamos hasta la Casa de las Flores, con el inevitable recuerdo al poeta Pablo Neruda. Nuestra ruta llega a la Ciudad Universitaria y, ya en concreto, hasta el edificio de la antigua Facultad de Filosofía y Letras de Morente, lo que supuso un broche de lujo a la excursión. Nos reunimos en la sala de juntas de la facultad, todavía decorada como en aquellos años, para evocar al inmortal decano.

Ha sido una gran excursión, con unos asistentes interesados y ávidos de saber, que han seguido las explicaciones y paseos con gran interés y atención. A María José Barrios hay que agradecer su visión fotográfica, su captación de los momentos más singulares. Ha inmortalizado instantes y los ha narrado sin palabras, como podéis ver en la muestra gráfica que aquí publicamos.
Esta es un crónica de urgencia, pero creo que debía escribirla cuanto antes, a pesar del cansancio de una jornada tan larga, pero tan gratificante.

Francisco García Jurado

H.L.G.E.