Se ha producido un error en este gadget.

martes, 10 de noviembre de 2009

Cuando el tiempo se detiene: Pedro Urbano González de la Calle


Por fin ha aparecido publicado en la revista "Literatura: teoría, historia, crítica" (número 11, pp. 303-332. ISSN 0122-011x) uno de los artículos donde más me he implicado vitalmente. Como ya he contado en otras ocasiones, la figura de Pedro Urbano González de la Calle, su brillante carrera académica en España y su no menos brillante exilio, han sido uno de los más hermosos descubrimientos del proyecto de investigación sobre los estudios clásicos y la Edad de Plata de la cultura española. Cuando llegó a mis manos la traducción del manual de literatura latina que tradujo del alemán, con su firma autógrafa, sentí que debía escribir un trabajo para contar los avatares de aquel libro, concebido en la España de los años '30 y publicado en la Colombia de 1950. Un tránsito motivado por el exilio tras la Guerra civil española, pero, al mismo tiempo, un libro donde puede sentirse todavía vibrar un tiempo detenido quince años atras, un tiempo que a duras penas puede suturarse ya con los nuevos tiempos, pero que se guarda en la conciencia lúcida de quien vivió y confiesa haber vivido. He colgado la versión eletrónica del trabajo en el repositorio de la Universidad Complutense en la dirección electrónica http://eprints.ucm.es/9554/. Sin embargo, quisiera adelantaros sólo una parte, como selección personal de mi propio texto. Por circunstancias bien diferentes, concebí este trabajo en Madrid, en la actual Universidad Complutense, donde ya casi nadie recuerda que Pedro Urbano fue profesor allí, y terminé de revisarlo en la de Harvard, lugar de acogida de otros intelectuales exiliados. Os dejo, finalmente, con el texto prometivo, donde tras Pedro Urbano yo también escondo mi pequeño exilio:


"La bibliografía final, que completa y actualiza ampliamente la ofrecida por Leo, es de gran interés para poder situar en un tiempo real el trabajo de Pedro Urbano. Como es natural, el grueso de la
actualización bibliográfica se sitúa entre 1924, fecha de la reedición en aleman del manual de Leo, y el año 1936, cuando Pedro Urbano ultimaba su versión traducida y comentada para su publicación. No obstante, tambien hay libros recogidos con fecha posterior a 1936, que son señal inequivoca de que Pedro Urbano quiso seguir completando su ya copiosa bibliografía para salvar los casi quince anos de distancia entre 1936 y 1950. En esta bibliografía son notables algunas
presencias, y tambien destacan algunos conscientes olvidos relativos a los estudios hispanos. Entre las primeras, la edición en curso de las obras completas de Menendez Pelayo, quien no por participar de presupuestos ideológicos bien distintos a los de Pedro Urbano deja de ser un autor bien considerado por él. Asimismo, destaca la referencia a la traduccion que de Horacio hace un bibliotecario y latinista, Bonifacio Chamorro, que ejerció como ayudante de latín en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid durante los años treinta. Pedro Urbano da noticia de la publicación de veinte odas de Horacio a cargo de Chamorro antes de la Guerra Civil (1935-1936). (...)
También los avatares políticos y bélicos de los años cuarenta afloran puntualmente en la misma bibliografía. Es el caso de la nota a pie de pagina que, con pasmo, hace Urbano ante la “arianización” del nombre del editor de Tibulo, que de Levy cambia su nombre por el de Lenz. Asimismo, y sin comentario alguno, es destacable la referencia a una coleccion de clásicos grecolatinos auspiciada por Benito Mussolini (249). La historia condiciona la vida de esta traducción de Leo y, asimismo, esa misma historia se deja ver discretamente entre sus paginas."
(en la imagen "Exilio" (1944) de Robert Capa)

Francisco García Jurado

H.L.G.E.