Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 13 de noviembre de 2010

"HUMANIDADES EN GUERRA". X SEMANA DE LA CIENCIA

El próximo martes 16 de noviembre de 2010, en la Residencia de Estudiantes de Madrid, celebramos una nueva actividad relacionada con nuestros estudios historiográficos. Se trata de "Humanidades en guerra (1936-1939)", que realizamos en colaboración con el Grupo de investigación "La herencia textual grecolatina" del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Quisiéramos ofrecer aquí el texto inicial del precioso programa de mano que se ha preparado para regalar a los asistententes. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE

HUMANIDADES EN GUERRA (1936-1939)

Solemos relacionar la cultura y las humanidades con los tiempos de paz, pero la guerra, a pesar de la barbarie que conlleva, también está presente en una de las actividades más nobles del ser humano. Para empezar, el estudio de la turbulenta historia de la Roma antigua puede explicarnos por qué a ciertas guerras las llamamos “civiles”. Precisamente, durante una moderna guerra civil, la del año 36, unos cuantos profesores e investigadores intentaron proseguir con sus estudios, alternando a menudo los libros con las trincheras. El intercambio epistolar entre los especialistas del Centro de Estudios Históricos muestra perfectamente el denodado intento de dar continuidad a revistas como Emérita, a pesar de la falta de papel y del forzoso traslado a Valencia. Asimismo, profesores de la talla de Pedro Urbano Gonzalez de la Calle o Millares Carlo vieron truncados sus proyectos de trabajo, como el manual de literatura romana que el primero tradujo hacia 1935, pero que no aparecerá publicado hasta 1950, ya en Bogotá y desde la nostalgia de una España detenida en el tiempo. Mientras tanto, en aquella España, la continuidad/discontinuidad de instituciones y publicaciones se vio sometida irremediablemente a la nueva realidad política. Una crónica lapidaria de tales circunstancias no la ofrecen las nuevas inscripciones latinas inspiradas en poetas como Virgilio, quien, no en vano, había hablado también de las guerras fatricidas:
«Tu potes unanimos armare...». («Tú puedes desencadenar una guerra entre hermanos muy unidos/ y llevar el odio a sus casas; tú puedes introducir en sus moradas/ heridas de sangre y antorchas funerarias; tienes mil motivos / y mil artimañas para hacer el mal...»).
FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE