Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 15 de septiembre de 2008

HISTORIA EXTERNA E HISTORIA INTERNA (con ADDENDA)


Estoy preparando con el profesor Bernd Marizzi una versión española apropiada del Programa de Historia de la Literatura Romana compuesto por Friedrich August Wolf en 1787. Una de las características de esta obrita es, precisamente, su formulación novedosa de una Literatura, la Romana, concebida en términos históricos, aunando, por tanto, dos ideas concomitantes en el siglo XVIII que ahora vemos fundirse: la de la Historia Literaria y la de la Literatura nacional. En todo caso, el programa de curso es muy interesante sobre todo por su introducción, donde se dan las claves historiográficas según las cuales va a plantearse este curso, y por su doble estructuración de los hechos contados. Hasta el momento, las dos formas básicas de presentar la literatura se remitían bien a criterios propios de la Poética o, desde el ámbito de la Bibliografía, a una mera cronología, el viejo invento de Escalígero, tan útil tanto para la Filología como para la propia Historia. Pero una cronología sólo implica una sucesión ciega de hechos.

Es por todo esto por lo que Wolf propone, desde el punto de vista de su herencia erudita, dos formas de presentar la Literatura Latina: de una parte, una Historia Interna, o un planteamiento razonado o filosófico del devenir histórico de esta literatura, y, de otra, una Historia Externa, o una exposición de los datos biográficos y bibliográficos.

Wolf aplica dos criterios historiográficos esencial al hecho literario de la literatura latina que nos llevarían, en última instancia, al propio desarrollo a lo largo del siglo XVIII de la propia filosofía de la historia, desde el mítico G. Vico.
Raimundo González Andrés es un buen estudioso de la Literatura Griega en España que ofrece en su sucinto manual (de 1855 la primera edición, y la seguda de 1866) una perfecta exposición de esta herramienta metodológica de la historiografía:


"Puede ser esta historia de dos maneras. Si solamente se hace una reseña de los autores y de su vida, manifestando el número de sus obras, su objeto y contenido, el juicio que de ellas se forma, el examen de los textos, ediciones, traducciones, etc., la historia de la literatura así presentada se llama externa o simplemente literaria. Pero si se prescinde de los pormenores minuciosos que lleva consigo este procedimiento, y se fija principalmente la atención en la parte íntima e intrínseca de la literatura, razonando sobre el espíritu y marcha general de ella, la historia entonces se denomina interna o puramente de la literatura, y mejor fuera filosófica. Fácilmente se infiere que la primera sirve de base a la segunda y que sin aquella no podría existir esta; así como es igualmente cierto que a la región elevada de lo filosófico se suele tocar, aunque indirectamente, por el uso del método empleado en la exposición de la historia literaria."

Notemos, pues, esta doble equivalencia que sirve para indagar en la formulación de las expresiones relativas al tipo de historia tratada dentro de los manuales:
HISTORIA EXTERNA, o HISTORIA LITERARIA
HISTORIA INTERNA, o HISTORIA DE LA LITERATURA (FILOSÓFICA)

Cuando hace un tiempo la Real Academia de la Historia nos encargó a algunas personas del grupo confeccionar ciertas biografías de humanistas, en las normas previas se decía que teníamos que hacer simplemente una biografía atenida a la historia externa del autor. Poca gente sabe que los escritores de fin de siglo, como Marcel Schwob, o, pasado el tiempo, Borges, jugaron implícitamente con ambos conceptos a la hora de formular sus vidas imaginarias o sus biografías infames, respectivamente.
ADDENDA
Recuerdo también que en otro de los manuales, el de Pérez Martín (primera edición de 1851 y segunda, retocada por Juan Ortega y Rubio en 1882), se habla igualmente del concepto:
“El objeto de esta asignatura es conocer y apreciar las bellezas de los escritores latinos, y la influencia que sus obras han tenido en el desarrollo del ingenio humano y en la civilización de los pueblos. Para esto se divide en dos ramas principales: la una exterior o sea historia literaria, y la otra interior o sea historia de la literatura. La interior examina la faz intrínseca de las ciencias de las letras, asiste a su nacimiento y nos hace ver las diversas vicisitudes por que han pasado, ya elevándose al más alto grado de esplendor, ya decayendo hasta sumirse en la barbarie. La exterior trata de las obras escritas, de sus autores y de la vida de estos, del argumento, plan, estilo, lenguaje, bellezas de moral, sistema político y religioso de la época, y aun de las ediciones, comentarios y traducciones” (Félix Pérez Martín, Curso de literatura latina, Valladolid, Imprenta, Librería Nacional y Extranjera de Hijos de Rodríguez, 1882, p. 2)
Ya muy adelantado el manual, se vuelve a hacer referencia a esta partición:
“Echando una rápida ojeada por la historia, tanto interna como externa, de la actividad intelectual de Roma (...)” (ibidem, p. 305).

Francisco García Jurado

H.L.G.E.